12 leyes que debes respetar si quieres mejorar tu voz al cantar

Ya llevas un tiempo practicando con tu voz, puede que hayas empezado hace unas semanas, meses o incluso puede que lleves años, pero tu voz sigue sin mejorar al cantar.




Sé por propia experiencia que esto puede llegar a ser muy frustrante y no es necesario pasar por ello.

Aunque es cierto que para mejorar tu voz al cantar de forma notable necesitas practicar mucho de la forma correcta, te presento las siguientes cosas que puedes hacer desde YA para empezar a obtener resultados.

Ley #1: No grites

Si no consigues que tus notas medias y agudas sean fáciles, es muy probable que las estés gritando. Por lo que te recomendamos que utilices la estrategia de utilizar las herramientas que te brinda la mezcla.

 

Ley #2: Acepta tu voz de cabeza y entrénala

Ignorar esta ley es el equivalente a darte golpes contra un muro para querer pasarlo.

Cuando lo que debes hacer es rodearlo.

Y la inmensa mayoría de los hombres optamos por intentar reventar el muro…

Aunque al principio tu voz de cabeza suene débil, es necesario que entrenes los músculos que intervienen en su producción y que te acostumbres a su sensación.

De esa forma, al final llegará el momento en el que puedas ir añadiendo más potencia al sonido, hasta conseguir la voz mixta.




Ley #3: Acepta tu voz de pecho y entrénala

Lo mismo pero al revés.

Algo muy común en las mujeres es que les da miedo utilizar su voz de pecho.

Si eres mujer y te ocurre esto, es probable que te parezca que estás gritando o que suenas muy agresiva.

Lo primero que quiero decirte es que no te preocupes por eso, porque no es así.

Puede que estés acostumbrada a hablar de forma suave, pero eso no quiere decir que si incrementas tu potencia vayas a estar gritando.

Necesitas entrenar los músculos que gobiernan la voz de pecho si quieres que tu voz no se fatigue, y también si quieres conseguir una voz mixta potente.

Ley #4: No utilices la fuerza bruta

A veces no se trata de que estés gritando o no.

Incluso puede ser que ni si quiera estés utilizando un volumen alto.

Pero aun y así puede ser que estés utilizando mucha más fuerza muscular de la que deberías.

¡Y no te culpo!

Si tus cuerdas vocales no saben qué deben hacer para hacer ciertas notas, agudas o graves, tu cuerpo va a intentar venir a su rescate y va a intentar ayudarlas a conseguir hacer esas notas.

Lamentablemente, esto nunca tiene un final feliz.

Si estás utilizando un volumen más bien alto, no tardes ni un minuto más y practica bajándolo considerablemente.

Practica a un volumen prácticamente inaudible si es necesario.

Pero necesitas acostumbrarte a que cantar no te suponga un esfuerzo.

¿No estás usando un volumen muy alto y aun y así sientes la presión en tu cuello?

Probablemente estás haciendo ejercicios o canciones demasiado difíciles para ti en estos momentos.

O puede que tengas el nivel suficiente para hacerlos, pero quizás no estés calentando antes.




Ley #5: No alcances las notas

Las notas agudas siempre son un problema.

A veces forzamos, a veces gritamos, a veces se nos rompe la voz a falsete, …

Pero muchas veces el problema está en que pensamos que las notas agudas están arriba y tenemos que alcanzarlas.

No es así, o al menos no debería serlo.

Si te está pasando que a medida que vas subiendo de nota te entra más miedo e inseguridad porque no sabes si vas a poder hacer esas notas o no, puedes estar seguro de que algo no va bien y puedes parar en ese mismo instante.

No continúes, porque no es lo que deberías estar sintiendo.

Debes centrarte en que todas las notas “estén al mismo nivel”, es decir, que no tengas que alcanzarlas. Simplemente están ahí.

¿Quieres un pequeño ejercicio que hace maravillas con esto?

Lo primero, ponte de pie.

Ahora, prepara una escala que empiece en tu voz de pecho y acabe en tu voz de cabeza.

En cada nota di la sílaba “NOU”.

Y ahora quiero que hagas una reverencia nada más empiece la escala.

Cuando empieza la escala, estarás de pie, totalmente recto, y empiezas a inclinarte hasta acabar a poco menos de 90º en la nota aguda, para volver a quedarte recto al acabar la escala.

Si lo haces bien, vas a notar que las notas agudas son mucho más fácilesde hacer.




No, cuando cantes no vas a tener que hacer esto smile

Pero ahora has sentido que puede ser más fácil, y eso es lo que te ayudará a cumplir esta ley.

Ley #6: No centres tu trabajo y tu atención en la respiración

Este es un tema mucho más sencillo de lo que estás acostumbrado.

Sí, te lo digo muy en serio. Los ejercicios de respiración no te van a hacer cantar mejor.

Tampoco es probable que necesites aumentar tu capacidad pulmonar.

De hecho, coger mucho aire te va a poner más trabas en tu aprendizaje.

Lo más importante que debes saber acerca de la respiración es que debes respirar de forma relajada.

Simplemente coge aire y permite que tu abdomen se expanda. Evita que tus hombros se tensen o suban de manera exagerada.

El exceso de aire en la voz y otros problemas que parece que nazcan de una mala gestión de la respiración, en realidad deben centrarse en arreglar el problema real.

Ley #7: No incrementes el volumen para conseguir las notas agudas

Al menos no hasta que estés preparado, y esto puede llegar a ser más tiempo del que te gustaría.

Pero cuanto antes aceptes esta ley y la respetes, antes podrás conseguir esa potencia.

El volumen nunca debe ser un requerimiento para hacer ciertas notas.




Así que si para ti es imposible bajar el volumen en las notas agudas, debes centrarte en conseguir hacerlas cada vez con menos volumen.

Ley #8: No manipules el sonido natural de tu voz

A poquísima gente le gusta el sonido de su voz cuando se escucha.

Incluso a cantantes profesionales.

Si te encuentras en pleno proceso de aprender a hacer cosas nuevas con tu voz ( notas agudas, incrementar el volumen, controlar las dinámicas, etc. ) puede ser que la tentación de manipular tu voz sea muy fuerte.

Por ejemplo, mucha gente habla de “cubrir la voz” para hacer las notas del pasaje.

Esto hace que los que no saben cómo hacerlo intenten imitar a los cantantes de ópera, engolando la voz y ahogándola.

También puede ser que te parezca que tu voz sea demasiado aguda, y por eso le intentas poner más fuerza en todas las notas.

Hacer esto antes de tiempo te va a traer los problemas que hemos comentado en la ley número 4.

O puede ser también que quieras sonar muy dulce, y por eso prácticamente susurres en vez de cantar.

Esto va a fatigar tu voz de forma considerable, te va a faltar potencia y puede llegar a crearte problemas vocales.

Ley #9: No tomes a ciegas como referencia técnica a tus cantantes favoritos

Hay muchos cantantes muy buenos por ahí.




Algunos dan hasta miedo…

Pero muchos de los cantantes más famosos utilizan muchos trucos de estudio para sus discos.

Y eso es lo que nos llega a nosotros, un producto manipulado e irreal.

Tomar eso como referencia a imitar es desastroso para nuestra técnica.

Si ellos gritan, en el estudio se pueden moldear las frecuencias para que no suene gritado.

Si desafinan, con un poco de magia de estudio se arregla.

¿Que han estado forzando su voz y hay que parar de grabar hasta el día siguiente? Aquí nadie se entera, porque eso nosotros no lo vemos en el disco.

Tampoco sabemos cuántas tomas han hecho para grabar una sola frase de una canción.

En fin, creo que ya has cogido la idea.

Si quieres fijarte en cantantes, te recomiendo que primero te asegures de que su técnica es buena.

Ley #10: Aprender habilidades nuevas requiere tiempo

Esta ley es más de actitud que otra cosa, pero creo que es necesario tenerlo en cuenta, y por eso la he incluido.




Es totalmente irreal pensar que puedes aprender a bailar a nivel profesional en unos pocos meses.

O a arreglar coches.

O a programar ordenadores.

O a diseñar aviones.

Ni si quiera a llevar la contabilidad de un restaurante grande.

Entonces… ¿qué te hace pensar que cantar mejor es diferente?

¡Es lo mismo!

Cada día que practiques serás un poquito mejor, pero los milagros no existen.

Ley #11: No machaques tu voz durante horas

Por otro lado, practicar sin descanso va a ser contraproducente para tu voz.

Y para tus ánimos, diría yo.

No puedes machacarte a hacer ejercicios vocales o a cantar canciones durante 2 o 3 horas seguidas sin parar ni un minuto.

Cuando empieces a practicar, poco a poco tu voz se irá calentando y llegará un momento donde empezarás otra vez a asimilar las coordinaciones musculares correctas, si estás haciendo los ejercicios que debes hacer y de la forma en la que los debes hacer.




Pero la voz es un músculo, y todo músculo se cansa.

Llegará un momento donde en vez de trabajar, estarás fatigando la voz.

Y si quieres mejorar tu voz para cantar, ese no es el camino.

La fatiga, por pequeña que sea, hará que tus cuerdas vocales cada vez resistan menos y otros músculos entren en juego para “ayudarlas”.

A partir de ese punto, todo lo que hagas sólo va a servir para instalar malos hábitos en tu voz.

Recuerda: la práctica no hace la perfección. La práctica crea permanencia, para lo bueno y para lo malo.

Si vas a estar una hora practicando, haz alguna pausa.

No tiene que ser muy larga. Con un par de minutos cada rato será suficiente.

A medida que incrementes el tiempo de práctica, incrementa también la frecuencia y duración de las pausas.

Ley #12: No existen fórmulas mágicas que arreglen o te conviertan en profesional de la noche a la mañana

Mucha gente me ha preguntado que pueden tomar para mejorar la voz al cantar, para quitar afonías, para que la voz suene más limpia, …




Y la respuesta es: ¡NADA!

Si quieres aumentar tu rango, mejorar el sonido de tu voz, etc. lo que tienes que hacer es mejorar el control sobre esta, trabajando en tu técnica vocal.

Sí es posible que existan cosas que te ayuden a aliviar malestares vocales pero, a no ser que sea un problema mecánico y no funcional, lo único que conseguirás es paliar los síntomas, pero no arreglar el problema

Es importante que tengas esto claro.

¿Sólo con esto vas a mejorar tu voz al cantar?

Sí, pero esto sólo es el primer paso.

En vez de considerar estas leyes como lo único que necesitas para mejorar tu voz al cantar, quiero que entiendas que si no las respetas, no lo vas a conseguir nunca.

Si las respetas, cada día que practiques estarás más cerca de conseguir la voz que quieres.

Si te animas a trabajar dentro de los márgenes de la ley, me encantaría que me explicaras tu experiencia en el hilo de comentarios.

Fuente: https://vox-technologies.com/blog/12-leyes-que-debes-respetar-si-quieres-mejorar-tu-voz-al-cantar