La mejor edad para aprender a tocar el piano.

Todos sabemos que el piano es uno de los instrumentos más complejos que existen porque exige de una delicadeza muy singular.

 

Tocar el piano puede ser la auténtica pasión de algunos niños y también la de sus padres. Los padres por lo general quieren que su hijo destaque en algo pero a la vez. Este, busca que esté cómodo con aquello que hace o que se dedique a algo que le gusta y el piano, es siempre bastante vocacional.

¿Qué edad es la idónea para empezar?

Seguramente no sea la primera vez que te has planteado la pregunta de, ¿cual es la mejor edad para aprender el piano?. La respuesta en sí, es bastante directa aunque siempre depende bastante del sujeto pero por lo general. Se diría que “cuanto antes mejor“.

Debemos ser conscientes que las edades tempranas son las que desarrolla mucho mejor el intelecto y la creatividad por tanto. Si un niño comienza desde pequeño a hacer este tipo de actividades por un instrumento en cuestión, lo mejor es que le dejemos hacerlo y apuntemos a las clases que necesita para dar rienda a sus deseos.

Tocar-el-piano

No obstante, no con esto queremos decir que el piano únicamente tenga que ser para pequeños o que si no eres un niño ya no puedes aprenderlo.

El piano está hecho para todos los gustos y para todas las edades. Cuando vas a preguntar por las clases de piano seguramente encontrarás con  grupos de muy diversas edades y esto quiere decir que cada uno tiene tiene un grupo en el que puede encajar. Que este instrumento se puede tocar a cualquier edad siempre que se quiera y se tome empeño en ello.

El piano es uno de los instrumentos más hermosos que existen y aquel que lo toca suele refugiarse en él.

Los niños que son introvertidos pueden encontrar en este instrumento una manera de expresar las emociones que sienten.Igualmente, a pesar de que la edad de 4 o 5 años está calificada como la mejor para que los pequeños comiencen a tocar el piano, debemos ser conscientes de que si este instrumento no gusta será mucho más complicado que se haga bien o que se sienta esa pasión inicial por sacar las mejores melodías.Recuerda que siempre será el niño el que toque a quien le tiene que gustar y, porque a su padre le interese demasiado que obtenga esta habilidad, lo cierto es que es preciso que el niño sienta este interés para que todo fluya.

Este articulo aparecio originalmente en  http://elpiano.es/